La Tormenta Perfecta

La Atmósfera

Desde hace cerca de cuarenta años el incremento alarmante de la corrupción  surgida de la Derecha Comunista de los 1970's viene al fin a casa a aferrarse. Un acuerdo tácito para ignorar la 10a Enmienda de la Constitución combianada con la ineptitud de Jimmy Carter, le dió a los comunistas el poder que necesitaban para llevar a los EE.UU. hasta el suelo. En 1973, Carter removió de la nación cualquier estándar en el cual nuestra moneda estaba respaldada por oro o plata. De ahí, todos estuvimos de acuerdo en 'pretender' que el papel moneda tenía valor. Con esta restricción removida, los Demócratas fueron libres para permitirse un déficit de gasto, endeudando a las futuras generaciones con su avaricia, maldad y corrupción, y al mismo tiempo, buscando empobrecer a la nación bajo el yugo de cargas impositivas para propósitos Constitucionalmente ilegales.

No debe sorprender que estas mismas personas prestaron juramento ante Dios y Nación para servir, proteger y defender la Constitución. Pocos han tenido esa intención y menos aún lo han hecho. Son todos perjuradores. Pero en una nación donde las leyes se hacen cumplir selectivamente, no se puede esperar algún proceso judicial. Más aún, como el Congreso supuestamente debía obedecer la 10a Enmienda y no hay pesos ni contrapesos, no podemos esperar ninguna cura o 'reforma' de quienes son en sí mismos quebrantadores de la ley. Cuando el nivel de corrupción alcanza el 100% ¿se puede arreglar? No por quienes en sí mismos son corruptos, el Congreso.

Los Demócratas han, desde hace casi cuarenta años usado los recursos públicos con el propósito de comprar votos a grupos circunscriptos que son tan corruptos como ellos. En los 2000's los Republicanos, han adoptado la misma metodología. El Partido que alguna vez seguía sus principios está ahora abajo en la alcantarilla al igual que sus contrapartes Comunistas mientras que, Nosotros El Pueblo somos quienes cargamos al muerto.

Una encuesta reciente establece que la aprobación del Congreso se encuentra en cifras de un solo dígito. Esto quiere decir que 91% de la nación no tiene fé en que el Congreso le vaya hacer algún bien a la nación. Cuando la fé se va, la esperanza no tarda en seguirla.

Esta atmósfera es el primer elemento de La Tormenta Perfecta.

El Petróleo

Luego tenemos treinta años de mala administración por parte del Congreso que ha impedido a la industria petrolera, por ley, expandir las capacidades de perforación y refinamiento para cumplir con las demandas una población en expansión. Esto no es astronáutica y el mantra comunista de "conservar conservar conservar" ignora una verdad básica. No se puede conservarlo todo, cuando el galón [3.78 litros] de gasolina está a 4 USD [2.81 EUR], está a punto de llevar a la nación a una depresión a un nivel que no se ha visto desde los 1930's.

Los efectos inflacionarios de la gasolina ahora comienzan a mostrar su lado feo en los precios de la comida, transporte y según se acerca el invierno, en vidas humanas. Muchos en el círculo de nieve usan petróleo para calentar sus casas y la gente comenzará a morir mientras que los Comunistas se restregan las manos, hablan de dientes para fuera y continúan sin hacer nada excepto entrenerse en alternativas que esperan los enriquecerán mientras que hacen del petróleo una opción cada vez menos viable.

Las aerolíneas serán tan caras que la gente no viajará. Hoteles, autos en renta y una miriada de negociso que dependen de los viajes comenzarán a marchar hacia la bancarrota. Cada uno de estos produce desempleo y con la gente perdiendo su trabajo y perdiendo sus casas mientras la marea sube y le pega a todos excepto a los más ricos, y por supuesto, los comunistas de limusina o al resto del Congreso. Su cupón de comida está garantizado por el público - por la fuerza de la ley.

Bancos

En los últimos meses ha habido un par de fallas bancarias significativas con predicciones de 150 o más por venir. Los comunistas de la nación vieron al sistema bancario como un punto para distribuir los beneficios de sus fraudes públicos a aquellos votantes que se consideraron merecedores. El gobierno ordenó que los préstamos fueran dados a gente quien no podría pagarlos mientras que Nosotros El Pueblo los asegurábamos con la base de impuestos nacional. Ningún comunista ha logrado crear el nirvana socialista donde los pobres (mayormente sin educación por elección) pueden obtener los beneficios del trabajo de otros. Pero, no hay fin a sus esquemas de ingeniería social en los que se toma de los que producen y se les da los que no producen.

Espere ver persecuciones a los bancos y, se aconseja a la mayoría regresar a los ahorros debajo del colchón, sin mantener ninguna cantidad sería dentro de la institución que posiblemente falle - con o sin los fondos de seguro del gobierno. Sus seguros son tan buenos como su palabra y su palabra no vale nada...

Inflación

Los precios de todo van a subir agudamente en un corto plazo. Esto ya comenzó y empeorará en lugar de mejorar. Almacene comida mientras aún es barata. Usar la práctica Mormona de mantener la abasto de comida para un año es una buena idea.

Obama

Obama es un fervoroso creyente en el Comunismo. Se presenta a sí mismo con una nueva esperanza cuando, en realidad, es otro parásito político quien, en su primer año en el Congreso, se ha hecho millonario. La Teología de la Liberación Negra, la cual él ha profesado por 20 años, no es más que un refrito el Manifesto Comunista, con un giro, en el que los negros son elegidos 'por Dios' para ser la élite gobernante de los Estados Unidos de América.

McCain

McCain es la evidencia de escoger entre el menor de dos males. Desafortunadamente, hacerlo es aún escoger por un mal.
McCain cree, como lo hacen sus contrapartes comunistas, que el propósito de su presidencia es imponer su voluntad sobre la del pueblo y gobernar en abyecto desafío a esa voluntad. La Constitución no figura en esa ecuación.

Estos elementos se combinarán en una conflagración de proporciones signficativas.

Nuestros Padre Fundadores colocaron varios seguros a prueba de fallos en la Constitución. Encabezando la lista estaba la 10a Enmienda que limitaba el poder del gobierno federal con la intención de nunca desarolláramos un gobierno central fuerte y abusivo.

La Constitución está muerta.

El siguiente nivel era el voto. La intención de los Padres Fundadores era que el voto en los Estados Unidos se inclinara ligeramente hacia la derecha del centro. La Suprema Corte mató esta provisión, asumiendo que ellos eran mejores que los Padres Fundadores, y establecieron que por cada hombre un voto. Haciendo esto, repitieron el mismo error cometido en Roma cientos de años atrás y abrieron la puerta para la compra de votos que ahora tenemos.

El voto está muerto.

El tercer nivel de protección está colocado directamente en las manos del pueblo a través de la 2a Enmienda, el derecho a portar armas.
Este derecho dado por Dios no ha muerto. La tormenta perfecta puede que sea el momento del relámpago que cause la rebelión. Seguramente será una combinación de factores pero, si le creemos a la historia, todo conducirá hacia las acciones o inacciones de sólo un hombre. Obama parece ser el mejor candidado para esta coyuntura.

El seguro a prueba de fallos final es la ley marcial. Es la habilidad del presidente para suspender el congreso, tomar control de casi todo e implementar los cambios necesarios. La Ley Marcial 'es' una forma de gobierno prescrita por la constitución. Desafortunadamente, como Bush, Obama, y McCain son parte del problema, ninguno está calificado ni tiene determinación para hacerlo. Más aún, es más probable que si se implemente sea contra la gente y no en beneficio de la nación.

Aquí entran los comentarios Bíblicos del Código en Apocalipsis. El código habla de la llegada de un hombre y los Estados Unidos capitularán a favor de él sin que se dispare una bala. El asiento del poder se mueve de Washington D.C. a Colorado. Este mismo escenario aplica para la cuarta parte de la tierra o todas las Américas. No se da el momento de llegada.

De cualqueir forma, tengo mis serias dudas pensando que hay un lógica de propósito en dejar que la nación se hunda en el abismo de la rebelión y la guerra civil. Dejar que pase no sólo hace la restitución del orden mucho más difícil y las consecuencias internacional no le sentarán bien al país.

El código es claro en el punto en cual dice que las cosas mejorarán a la nación - no la desmantelarán.