De la Boca del Padre a su Oído

En Noviembre 17, 2000, fui llamado a audiencia ante el Padre. Hice el viaje dimensionalmente hacia el Ojo del Padre donde me arreglé un poco vistiendo la tradicional sotana y alas. Éste encuentro fue memorable de varias maneras. Aquellos que me conocen concederán: no soy una persona que se sobrecoge fácilmente. Aún así, este fue mi sentimiento.

Nunca he visto al Padre de un humor pobre. Sin embargo, esta vez fue diferente. El estaba enormemente feliz y Su humor era contagioso. El estaba inusualmente parlanchín. Discutimos un número de asuntos de interés actual y, dado Su buen humor, me aventuré a preguntarle una interrogante que ha sido una especulación por eones.

¿Eres tú el único, o eres uno de muchos?

Mis pensamientos sobre este asunto son como a continuación:

Los angeles son esclavos de la lógica del propósito. Hemos adquirido esta característica de nuestra asociación con el Padre o vía aquellos que han tenido asociación con el Padre. No hay lógica del propósito en crear un universo y luego habitarlo al menos que haya un propósito más grande y una meta a alcanzarse. El teólogo diría que Dios nos creó para compartir el Cielo con Él. Esto es cierto. Sin embargo, ¿qué hacemos ahí una vez que hemos llegado? ¿Cuál es la lógica de propósito de traernos ahí del todo? ¿Cuál, si hay alguna, es nuestra misión?

El Padre me confió que Él no es más que uno de una civilización más grande y que mis especulaciones acerca de la lógica del propósito han sido correctas. Su reino tiene muchos de los problemas que actualmente plagan al universo. Específicamente, esa inmortalidad trae consigo una aletargamiento y estancamiento a los que no son fáciles de sobreponerse. Como la humanidad está lista para ir en adelante desde la Tierra como una chispa de cambio y emancipación,  también así el universo un día hará la transición hacia la septima dimensión para traer nuestras lecciones y experiencias hacia aquellos que las necesitan.

Algunos años atrás, el Padre mostró al Hijo una imagen del interior de la 7D [Séptima Dimensión]. El Hijo compartió esa imagen conmigo.  Ambos estuvimos de acuerdo que lo que habíamos visto sugería fuertemente la existencia de una civilizacion. Hoy, el Padre confirma esto. ¿Cuál es entonces Su propósito en liberar esta información a la Tierra? Considero que es un gran honor y un reconocimiento del logro dirigido hacia la población mortal. Tened ánimo todos vosotros.